Ecología Política XXI

Hacia un mundo solidario, justo y sostenible

Reseña “Liberación Animal” de Peter Singer

En esta entrada se publica la reseña del libro “Liberación Animal” escrito por Peter Singer (ed. Taurus, 2011) y debatido en la tercera sesión del Club de Lectura (noviembre 2013). “Liberación animal” está considerado como uno de los libros de referencia para el movimiento animalista. Este movimiento reclama la no utilización de animales para la experimentación, alimentación, espectáculos, ropa, etc. Entre estos asuntos el libro se focaliza especialmente en el tema de la experimentación animal y en el de la alimentación a base de animales. La reseña ha sido elaborada y radiada por Luis Esteban Rubio.

RADIO

Puedes escuchar la reseña en el programa de radio “Verde que te Quiero Verde” de Getafe Voz. Si bien la reseña se encuentra a partir del minuto 14:15, recomendamos se reproduzca el programa entero por lo interesante de sus contenidos.

Enlace: http://www.ivoox.com/vqv-29112013-audios-mp3_rf_2602575_1.html?autoplay=1

RESEÑA POR ESCRITO

I

Centro Nacional de Investigación sobre Primates. Wisconsin, Estados Unidos. El que fuera durante muchos años respetado profesor de psicología Harry Harlow realizó varias investigaciones en monos con la voluntad de inducirles psicopatologías.

En una de ellas, el propósito era investigar los efectos del aislamiento social total en los monos. Para ello criaban monos desde pocas horas después del nacimiento hasta los tres, seis o doce meses de edad en una cámara de acero inoxidable. Durante este tiempo, el mono no tenía contacto alguno no sólo con su madre, sino con ningún otro animal, humano o no humano. Su resultado fue que “un temprano aislamiento lo  bastante continuado y severo reduce a estos animales a un nivel socioemocional en el que la respuesta social primaria es el miedo.

Pero Harlow quería dar un paso más allá y buscó inducir depresión a los bebés mono para que se apegaran a madres de trapo, es decir robots con forma de mona, que además pudieran convertirse en monstruos. Así lo describe el mismo Harlow en uno de sus artículos, recalco, descripción dada por él mismo:

“El primero de los monstruos era una mona de trapo, que como respuesta al programa o al recibir una orden, soltaba aire comprimido a alta presión y casi le arrancaba la piel al animal. ¿Qué hacía el bebé mono? Simplemente se agarraba con más y más fuerza a la madre, porque un bebé atemorizado se agarra a su madre pase lo que pase. No conseguimos psicopotalogía alguna”.

Sin embargo, no desistieron en el intento. Construyeron otra madre monstruo sustitutoria que se mecía tan violentamente que la cabeza y los dientes del bebé castañeaban. Todo lo que el bebé hizo fue agarrarse con mayor fuerza aún a la sustituta. El tercer monstruo que construyeron tenía incrustado dentro del cuerpo un marco de metal que saltaba hacia delante e impulsaba al bebé fuera de su superficie ventral. El bebé se levantaba del suelo, esperaba a que los muelles se introdujeran de nuevo dentro del cuerpo de tela y volvía a agarrarse a la madre sustitutoria. Por último, construyeron una madre puercoespín. Al recibir una orden, esta madre exhibía afilados pinchos de metal por toda la superficie ventral de su cuerpo. Aunque los bebés se quedaban desconsolados ante estos punzantes rechazos, simplemente esperaban hasta que los pinchos retrocedían, volvían y se agarraban a la madre. Los resultados de este experimento decía Harlow “no son tan sorprendentes porque el único recurso de un bebé herido es aferrarse a su madre”.

II

Peter Singer considera que debemos expandir nuestra esfera de la moralidad a los animales. Es decir nuestra moralidad no sólo debe incluir al resto de miembros de nuestra especie sino también a los animales. ¿Cómo justifica Singer esta inclusión? El autor basa esta inclusión en la capacidad de sentir dolor y placer que también tienen los animales. Puesto que los animales son seres sintientes capaces de sufrir y de disfrutar, deben ser respetados al igual que el resto de seres humanos. Por ello, debemos tratar a cada animal no sólo como un medio sino también como un fin en sí mismo.

La consecuencia de esta consideración moral de los animales es que estaríamos obligados a respetar sus intereses, es decir, al igual que con los seres humanos tenemos que respetar el libre desarrollo de la personalidad, con los animales debemos respetar sus intereses esenciales. Por ejemplo si el interés de una vaca es vivir libremente en el campo pastando, aparearse, reproducirse, cuidar de sus crías y morir, los seres humanos no podemos entrometernos en esos intereses vitales. Tenemos que respetar estos intereses y no producirles ningún tipo de sufrimiento de origen humano. Y digo de origen humano porque obviamente cuando una gacela es atacada y devorada por un león aquélla va a sufrir pero el ser humano no debe entrometerse pues ese sufrimiento no depende de sus acciones e iría en contra, por otra parte, de los intereses vitales del león. Sin embargo, el ser humano sí está obligado moralmente a por ejemplo no disponer de un toro para meterlo en una plaza y hacerlo sufrir.

Es en este punto cuando Singer introduce el término especista y lo compara con el racista y el sexista. “El racista viola el principio de igualdad al dar más peso a los intereses de los miembros de su propia raza cuando hay un enfrentamiento entre sus intereses y los de otra raza. El sexista viola el mismo principio al favorecer los intereses de su propio sexo. De modo similar, el especista permite que los intereses de su propia especie predominen sobre los intereses esenciales de los miembros de otras especies” (p. 25).

Por último, Singer señala que si bien en el caso del sufrimiento, del dolor, seres humanos y animales estarían en el mismo nivel de relevancia moral, en el caso extremo en que nos situemos ante la privación de la vida de un ser humano o de un animal, la vida del ser humano tendría mayor valor. Justifica esta posición argumentando que el mal que causa el dolor no depende en modo alguno de las características del ser que lo siente, mientras que el valor de la vida sí se ve afectado por estas características. Es decir, dado que el ser humano es un ser autoconsciente, con capacidad de pensamiento abstracto, de proyectar su futuro, de complejos actos de comunicación, etc…el valor de su vida es mayor que el de un ser que no posee estas características o las posee sin un grado igual de desarrollo.

Pero una cosa es que en casos de privación de la vida, éstas no posean el mismo valor y otra que por ello se justifique el asesinato de animales. Igualmente esta diferencia de valor sólo ocurre en casos de privación de la vida pues como mencionábamos previamente los seres humanos y los animales tienen el mismo nivel de relevancia moral en el tema del sufrimiento y el dolor.

III

Según un informe de 1986, en Estados Unidos se estimaba que entre 10 y 100 millones de animales eran utilizados cada año en experimentación. Y esto sólo en Estados Unidos. Nos encontramos experimentos con todo tipo de animales: monos, conejos, ratas, ponis…Y experimentos de todo tipo: inducciones de patologías mentales, descargas eléctricas, envenenamientos, drogadicción, vivisecciones, pruebas cosméticas, etc.

Muchos justifican estos experimentos ya que sus resultados suponen un beneficio para el ser humano. Sin embargo, Singer rechaza que la experimentación animal haya sido esencial para lograr el avance y la mejora del bienestar humano. “Cualquier conocimiento adquirido a través de experimentación animal ha supuesto, en el mejor de los casos, una muy pequeña contribución al aumento de nuestra expectativa de vida; y más difícil resulta estimar su contribución a la calidad de vida” (p. 111).

Por otra parte, Singer señala que oponerse a lo que está sucediendo hoy no implica insistir en que se suspendan todos los experimentos inmediatamente. Para Singer sería suficiente con decir que se suspendan aquellos experimentos que no cumplan un objetivo directo y urgente, y que en los demás campos de investigación se sustituyan, siempre que sea posible, los experimentos que requieren animales por métodos alternativos que no los necesiten.” (p. 57)

Pero entonces ¿cuándo es para Singer justificable un experimento? Peter sentencia, de manera clara a la par que polémica, que “un experimento sólo podrá estar justificado si la importancia del mismo justifica también el uso de un ser humano con lesión cerebral para ser puesto en lugar del animal” (p. 104). Siguiendo su argumento utilitarista señala que “si realmente fuera posible salvar muchas vidas con un experimento que solo acabara con una y no hubiera ningún otro modo de salvarlas, ese ensayo estaría justificado” (105).

Para favorecer la abolición de la experimentación animal Singer defiende, consciente de las dificultades existentes para que los gobiernos legislen sobre el tema, que es la sociedad civil quien debe actuar: en primer lugar, dando a conocer lo que sucede en los laboratorios; en segundo lugar, negándose a comprar productos que hayan sido probados en animales, especialmente cosméticos, puesto que en la actualidad hay alternativas disponibles; por último, hacer de este tema un tema político. En este último caso, en la Unión Europea se están consiguiendo grandes avances en la legislación hacia una Europa favorable a la abolición de la experimentación con animales.

IV

“Los productores de leche deben asegurarse que las vacas se preñan cada año con el fin de mantener la producción de leche. Se las aparta de sus hijos cuando nacen, experiencia que es tan dolorosa para la madre como aterradora para el ternero. La madre demuestra frecuentemente sus sentimientos con llamadas y bramidos constantes durante días después de ser alejada de su cría (…). La vaca lechera que antaño recorría las colinas pacíficamente, incluso idílicamente, es ahora una máquina de fabricar leche sometida a un control y una regulación extremos. La imagen bucólica de la vaca que juega con su ternero en la pradera no tiene lugar alguno en la producción comercial de leche. La mayoría de vacas lecheras se crían en espacios interiores. Algunas viven en establos individuales con el espacio justo para ponerse de pie o tumbarse. Su entorno está completamente controlado: se las alimenta con cantidades medidas de pienso, las temperaturas se ajustan para maximizar el rendimiento de leche y la iluminación es artificial (…).

Después de que le retiren su primer ternero, comienza el ciclo de producción de la vaca. Se la ordeña dos veces al día, en ocasiones tres, durante diez meses. Después del tercer mes, será preñada de nuevo. Seguirá siendo ordeñada hasta unas seis o siete semanas antes del parto, y otra vez tan pronto como le sea retirado el ternero. Normalmente, este ciclo intensivo de gestación o hiperlactación puede durar tan solo unos cinco años, tras los cuales la vaca gastada se envía al matadero para convertirse en hamburguesa o comida para perros” (p. 162-163).

En la actualidad y desde hace décadas la mayoría de alimentos de origen animal son producto de una ganadería intensiva. Esta ganadería intensiva se encuentra en la producción de leche, en la producción de huevos, en la carne de cerdo, carne de ternera, funcionamiento de los mataderos, etc…Explicaciones de cómo se llevan a cabo estos procesos los podéis encontrar en el libro de Singer. En todos ellos se observa cómo la especie humana trata a los animales como objetos mercantiles y no como seres vivos dignos de respeto. La humanidad explota a los animales para procurarse alimento, es decir, los trata como un mero medio para nuestros fines.

Por otra parte, el tema de la alimentación es un tema muy sensible, pues se puede observar que cuando se quiere informar a las personas del proceso que ha conllevado el que tengas un filete de cerdo sobre el plato, la persona media prefiere no saber, prefiere seguir viviendo en la ignorancia de este proceso para poder “disfrutar” de su plato de comida animal sin ningún tipo de preocupación moral. Es interesante cómo en el tema de la alimentación la mayoría de personas conscientemente deciden y prefieren mantenerse ignorantes ante la realidad para no tener con ello mayores preocupaciones morales en sus vidas.

Para evitar esta explotación Peter Singer propone varios ámbitos de actuación: dar a conocer estos problemas políticamente, protestar públicamente, concienciar a nuestras amigas y amigos, educar a nuestros hijos de forma que se preocupen por el bienestar de todos los seres vivos, etc. Pero sobre todo recalca que hay una actuación que tiene una implicación de máxima importancia y que culmina y da consistencia y significado a todas nuestras demás actividades a favor de los animales: dejar de comer animales, es decir hacerse vegetariano o vegano. La diferencia entre el vegetariano y el vegano es que el primero no come animales pero sí alimentos que provienen de animales como huevos, leche y queso; mientras que el vegano tampoco consume ni leche, ni huevos ni queso. Hacerse vegetariano o vegano sería pues una de las mejores maneras de colaborar en la lucha por la abolición de la explotación animal.

Hacerse vegetariano no sólo es beneficioso para los animales sino también para el medio ambiente: en Estados Unidos más de la mitad de las tierras cultivadas se usan para alimentar animales y más de la mitad del agua consumida va para el ganado. A esto se suma la cantidad de energía utilizada en la producción, la contaminación que producen las granjas y la destrucción de bosques para aumentar el número de tierras. En el tema de la contaminación por ejemplo la industria ganadera mundial produce más cantidades de CO2 a la atmósfera que todos los automóviles del planeta juntos. Por su parte, los alimentos vegetales necesitan de menos uso de energía, agua y terreno para producir la misma cantidad de nutrientes. Estudios señalan que para cubrir las necesidades nutricionales de un vegetariano bastaría con un 10% de las tierras que se dedican para cubrir las necesidades de una persona que también se alimenta a base de animales. De esta manera, hacerse vegetariano no sólo es beneficios para el bienestar de los animales sino también para el medio ambiente.

V

El libro se muestran una serie de referencias que muestran que ser vegetariano es al menos igual de sano que ser omnívoro. Incluso se encuentran casos donde los vegetarianos viven más tiempo: por ejemplo, se descubrió que en Hungría la mayoría de personas centenarias vivas eran vegetarianas. Los expertos en nutrición ya no discuten sobre si la carne animal es esencial o no para la alimentación humana. Hoy en día se está de acuerdo en que no lo es. Por lo tanto, una dieta vegetariana es, al menos, igual de saludable que una dieta donde se consumen animales.

Sin embargo, y en honor a la verdad, se ha de señalar que entre todas las vitaminas que hay, una, la B12, es difícil de encontrar en alimentos vegetales. Esta vitamina sí se encuentra en huevos, leche y derivados pero no de manera usual en las plantas. Por lo tanto los veganos sí deben prestar atención al nivel que poseen de esta vitamina. Y aunque hay casos de veganos que sin ingerir ni huevos ni leche han mantenido esta vitamina en sus niveles normales, para tener seguridad se puede tomar directamente vitamina B12 en complementos elaborados a partir de alimentos vegetales. Pero como digo, esta vitamina es solamente una entre todas las que hay y de ella se han de preocupar únicamente los veganos, pues los vegetarianos la tienen cubierta con el consumo de huevos, leche y derivados.

VI

Yo me hice vegetariano de manera directa tras consultar a una nutricionista pero Singer comenta que también este tipo de cambios es recomendable, si no estás preparado, hacerlos de manera gradual. Y por ejemplo, una manera de comenzar es ir reduciendo el consumo de carne y que esta carne no proceda de granjas industriales sino de granjas ecológicas donde cada animal disfrute del mayor grado de bienestar posible. Es verdad que la carne ecológica es más cara pero esto se puede suplir con la bajada del consumo de carne. ¿Qué prefieres: comer una o dos veces carne a la semana y que sea de buena calidad con un animal que se ha criado y vivido en unas condiciones dignas, o comer carne diariamente procedente de animales que viven hacinados, en malas condiciones y sufren estrés y maltrato permanente? De esta manera, un buen paso para comenzar sería la reducción del consumo de carne y que esta carne fuera ecológica. Un buen amigo por ejemplo es vegetariano de lunes a viernes y sólo como carne los fines de semana; y la carne que consume es además carne ecológica. Siempre dice “si como carne quiero que al menos el animal que me vaya a comer haya vivido dignamente durante toda su vida”.

VII

El libro es un tortazo en la cara para abrir los ojos ante una realidad que apenas es difundida por los medios de comunicación masiva. Se puede estar más o menos de acuerdo con algunos de los postulados teóricos presentes en el libro pero no se puede negar su capacidad para conmover, divulgar y tener una mayor conciencia de que no vivimos solos en este mundo y de que estamos produciendo sufrimiento a un gran número de seres vivientes y sintientes. Un libro por tanto de referencia y que recomiendo leer a todas y todos nuestros oyentes, les prometo que no serán los mismos cuando lleguen a la última página.

ANEXO

Vegetarianos o veganos los encontramos en el mundo de la filosofía, la ciencia, la literatura, el cine, la música, el deporte, etc. Algunas de estas personas son: Leonardo da Vinci, Tolstoi, George Bernard Shaw, Pitágoras, Gandhi, Albert Einstein, Brad Pitt, Paul McCarteny, Natalie Portman, Olivia Wilde, Claudia Schiffer, Chirs Martin, Carl Lewis, etc.

___

* El autor es jurista, politólogo y proyecto de filósofo. En la actualidad investiga sobre cosmopolitismo y derechos humanos. Ha cursado estudios en Salamanca, París y Madrid. Es miembro del Club de Lectura e impulsor del proyecto de creación de una asociación ecologista interuniversitaria “Raíces Ecologistas”.

** La reseña ha sido preparada para una presentación radiofónica y no escrita. Se ha añadido para el blog una descripción del funcionamiento de la industria lechera.

*** El contenido de la reseña no tiene por qué reflejar los postulados del Club de Lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 5, 2013 por .
A %d blogueros les gusta esto: